La oposición sin rumbo

Un análisis a las incongruencias en el discurso de la oposición.

Josué A. Puebla.

12/14/2023

El ser humano es víctima constante de su subconsciente, a más de uno se nos ha escapado un pensamiento; basta recordar cómo a mediados de este año, en junio, en plena campaña y en búsqueda de encabezar el Frente Amplio Opositor, Santiago Creel tuvo uno de estos deslices, diciendo que los abusos de MORENA “ni en las peores épocas del PRI” - ahora su aliado - se habían dado. Este comentario podría quedar como un error gracioso, sin embargo, representa la incongruencia que existe en la actual oposición.

La falta de coherencia que existe desde la concepción de la alianza, justificada de cierta forma en la aritmética electoral (la idea de que unidos suman más votos que por separado y de esta forma son más competitivos) se ve presente también en un ámbito que debe de preocupar a los opositores, y es la falta de un rumbo claro, o por lo menos más sólido, que guíe al Frente Amplio rumbo al ya cercano 2024.

Hasta este momento, la oferta que hace la oposición gira en torno al rechazo de la 4T, y en muy particular sentido, a András Manuel López Obrador, fuera de ello no parece existir algo más concreto que los guíe. Siguiendo a la intuición, la oposición representa una alternativa con tendencia conservadora, misma que podemos afirmar que existe dentro del frente, ya que personajes de gran relevancia al interior del PRI-PAN-PRD, se han mostrado a favor de estos valores; Lily Téllez, Vicente Fox y Felipe Calderón, son ejemplo de ello. Sin embargo, esta tendencia que podrían tomar como bandera y proyecto alternativo se encuentra pues contradicho por la figura bajo la cual la oposición buscará la reconquista de la presidencia, la senadora Xóchitl Gálvez.

Siendo inusual al interior del panismo más rígido y conservador, el perfil de Xóchitl resulta mimetizante entre las preferencias electorales actuales; una candidata que defiende causas de la izquierda, y que al mismo tiempo se ha mostrado a fin a proyectos sociales que el obradorismo ha promovido. Ciertamente, estas características la hacen competitiva, pero contrastan enormemente con las actitudes que la oposición había adaptado en su discurso anti morena. La coordinadora del Frente Amplio es, pues, la muestra más clara de la falta de proyecto de la oposición, ya que por sí misma es contradictoria, a veces de izquierda, y autoproclamada trotskista, y a veces derechista, y afín al libertarismo; pareciera que sus posturas las dictan no los asesores, ni los partidos, ni los ideales, y más bien dependiera de que lado de la cama que se levanta.

Las elecciones presidenciales de 2024 llevaran a la oposición a definirse inevitablemente, tal vez sea necesario optar por seguir la tendencia reaccionaria contra la izquierda y volverse más radicales hacia la derecha, en afinidad con personajes como Milei, Trump, o el partido VOX, con la finalidad de dar personalidad a su proyecto y hacerlo claramente distinguible de la 4T, puede que eso sea la pieza necesaria para tener una oposición competitiva, tomando así, un rumbo por el cual caminar.

José Yael Albarran Puebla.

Estudiante de Ciencias Políticas de la BUAP.